Inseminación Artificial

Tratamientos Reproducción Asistida

Inseminación artificial con semen de donante

¿Qué es?
La inseminación artificial con semen de donante, (IAD), consiste en introducir en el útero de la mujer, una pequeña cantidad de medio de cultivo con espermatozoides seleccionados, procedentes del semen del donante, procedente de un banco de semen acreditado, y que ha sido donado con fines reproductivos.

¿Por qué?
La inseminación artificial es un tratamiento de reproducción menos costoso y más sencillo que otras alternativas.  Si bien, el porcentaje de éxito también es menor, aunque muy dependiente de la situación basal de la mujer.  En este caso la situación de la pareja no influye en el resultado de la IAD, dado que el semen es sustituido por el procedente del banco. Será el equilibrio entre esta situación, las expectativas, y la indicación clínica el que marcará la efectividad de la inseminación artificial.

¿Para quién?
La inseminación artificial es un tratamiento de primera elección, que requiere que se den ciertas circunstancias clínicas para su realización: edad materna, calidad seminal suficiente, esterilidad sin motivos que la contraindiquen, ciclos previos…   Si las circunstancias concurren, se puede indicar como primera elección en el tratamiento de reproducción.

En particular, está especialmente indicado, siempre que la situación clínica de la mujer lo permita, en casos de defectos seminales graves no susceptibles de tratamiento por medio de otras técnicas, o en casos de deseo reproductivo sin pareja masculina.

¿Cómo?
El tratamiento se puede asociar o no a una estimulación hormonal, en función de las características de la mujer, destinado a la estimulación ovárica, con el que se pretende aumentar ligeramente el número de folículos ováricos capaces de ovular. La combinación de la estimulación del desarrollo folicular con la inseminación propiamente dicha es el tratamiento inicial adecuado cuando existe indicación clínica y la edad de la paciente resulta favorable.

Tanto el control de la respuesta ovárica a la estimulación como la inseminación intrauterina son procesos que no resultan dolorosos, se realizan de forma ambulatoria en la consulta, y permiten desarrollar una actividad normal en el día del procedimiento y después de éste.

El estudio y selección de los posibles donantes es labor de los Bancos de Semen. Los donantes han de ser mayores de edad y firmar un consentimiento para el anonimato de su donación. Se someten inicialmente a un riguroso examen médico: análisis de semen, sangre y orina, estudio genético (cariotipo) y de enfermedades hereditarias, exploración general, estudio de enfermedades de transmisión sexual (hepatitis, sífilis, SIDA…), y examen psicológico. Estas medidas evitan en lo posible la transmisión de enfermedades a la descendencia.

Las muestras de semen de donante de VIVUM proceden de Bancos externos acreditados con los que se ha establecido un convenio de colaboración.

Tú no tendrás que encargarte de gestión alguna, VIVUM informará al banco de semen de las características físicas (grupo sanguíneo, etnia color de piel, complexión física, color del cabello, color de ojos, etc) de la madre o padre, en función del tipo familiar.

Aspectos legales
En España la donación es anónima para todas las partes: ni la pareja, ni el donante conocerán la identidad del uno o el otro.  Además, el centro que realiza las técnicas de inseminación o FIV sólo conoce un código anónimo.

En cuanto a la seguridad jurídica de vuestros hijos, expresamente el donante no tiene obligaciones ni derechos sobre la descendencia.

Image

Inseminación artificial con semen de la pareja

¿Qué es?
La inseminación artificial con semen de la pareja, también conocida por conyugal (IAC), consiste en introducir en el útero de la mujer, una pequeña cantidad de medio de cultivo con espermatozoides seleccionados, procedentes del semen del varón.

¿Por qué?
La inseminación artificial es un tratamiento de reproducción menos costoso y más sencillo que otras alternativas.  Si bien, el porcentaje de éxito también es menor, aunque muy dependiente de la situación basal de la mujer o de la pareja.  Será el equilibrio entre esta situación, las expectativas, y la indicación clínica el que marcará la efectividad de la inseminación artificial.

¿Para quién?
La inseminación artificial es un tratamiento de primera elección, que requiere que se den ciertas circunstancias clínicas para su realización: edad materna, calidad seminal suficiente, esterilidad sin motivos que la contraindiquen, ciclos previos…   Si las circunstancias concurren, se puede indicar como primera elección en el tratamiento de reproducción.

¿Cómo?
Es frecuente que este procedimiento se asocie a un tratamiento hormonal destinado a la estimulación ovárica, con el que se pretende aumentar ligeramente el número de folículos ováricos capaces de ovular. La combinación de la estimulación del desarrollo folicular con la inseminación propiamente dicha es el tratamiento inicial adecuado cuando existe indicación clínica y la edad de la paciente resulta favorable.

Tanto el control de la respuesta ovárica a la estimulación como la inseminación intrauterina son procesos que no resultan dolorosos, se realizan de forma ambulatoria en la consulta, y permiten desarrollar una actividad normal en el día del procedimiento y después de éste.

PARA MÁS INFORMACIÓN, PIDE CITA

Pide cita

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies