Tratamientos Reproducción Asistida

Tratamientos Reproducción Asistida

Recepción de óvulos donados

¿Qué es?
La Fecundación in vitro con ovocitos donados consiste en introducir en el útero de la mujer uno o varios embriones, obtenidos mediante la fecundación en el laboratorio de los óvulos donados con espermatozoides del varón o de donante.  La diferencia esencial con el proceso de fecundación habitual, que te hemos detallado en el apartado de FIV con óvulos propios, es que en este caso estos se obtienen en un ciclo de estimulación a una donante.

Los ovocitos pueden proceder de una donación inmediata a la fecundación in vitro, o haber sido donados y conservados mediante vitrificación con anterioridad.

En este caso, el procedimiento siempre será mediante ICSI. En este método cada óvulo es inseminado con solo un espermatozoide que se le introduce mediante microinyección.

Una vez comprobada la fecundación al día siguiente, el resto del proceso de laboratorio y transferencia es el mismo que la fecundación in vitro habitual.

¿Por qué?
En algunas mujeres la estimulación ovárica no consigue que el ovario produzca óvulos, o bien estos son muy escasos y/o con alteraciones relevantes.  En estas ocasiones una técnica que conlleva una tasa de éxito gestacional muy superior a la habitual es el recurrir a esta opción terapéutica.

¿Para quién?
Este tratamiento estaría indicado en los siguientes casos

  • Mujeres con pérdida precoz de la reserva ovárica: pacientes expuestas a radioterapia, quimioterapia, o con antecedentes de cirugía ovárica.
  • Mujeres con edad reproductiva avanzada
  • Baja calidad ovocitaria
  • Fallo repetido de implantación embrionaria.
  • Aborto de repetición no asociado a otras causas.

¿Cómo?
Los ovocitos donados se inseminan mediante microinyección espermática, ya sea con espermatozoides de la pareja o de donante. Los embriones resultantes de este proceso son incubados de forma habitual, con objeto de seleccionar el o los más adecuados para su transferencia al útero, y vitrificar el resto.

La transferencia de los embriones al útero se realiza en el momento adecuado de un ciclo espontáneo, o tras preparar el endometrio administrando un tratamiento hormonal en forma de comprimidos orales o parches adhesivos. Una vez depositados el o los embriones en el útero, tomarás un tratamiento para preparar el endometrio para la implantación uterina. Dos semanas después de la transferencia embrionaria se realizan pruebas analíticas para la confirmación del embarazo, ya que será visible mediante ecografía dos semanas después.

Los óvulos fecundados son llevados hasta el estadio de embriones, en el laboratorio de FIV. Finalmente los transferiremos al útero con la ayuda de una pequeña cánula.  En caso de que haya embriones sobrantes los criopreservaremos para su uso ulterior.

El proceso finaliza con el control de la posible gestación.

  • Laboratorio de FIV
    Al día siguiente de la microinyección, los ovocitos que han fecundado correctamente, ya convertidos en embriones, se incuban en equipos especiales y durante un número variable de días. Al final de este periodo, los embriones son clasificados en función de su calidad, y se escogen los más idóneos para la transferencia. El resto de los embriones evolutivos se conservan mediante procedimientos especiales de enfriamiento, y pueden ser utilizados para posteriores tratamientos, sin necesidad de nuevas estimulaciones ováricas. En algunas ocasiones, resulta preferible o necesaria  la conservación de todos los ovocitos o embriones obtenidos, con el fin de diferir su uso reproductivo.
  • Transferencia embrionaria
    Si se tiene intención de llevar a cabo la transferencia embrionaria de forma consecutiva, la paciente recibe un tratamiento, habitualmente en forma de óvulos vaginales,  destinado a preparar el revestimiento interior del útero para la implantación del embrión.La transferencia embrionaria al interior del útero es un procedimiento rápido, sencillo e indoloro, que no requiere anestesia ni controles especiales posteriores, y que permite el desarrollo de actividades normales una vez finalizado. Se realiza en un área próxima al laboratorio de FIV, desde donde los embriones son trasladados en los momentos inmediatamente anteriores a la transferencia. Por medio de una ecografía se comprueba la disposición y tamaño de la cavidad uterina, y se observa el paso del catéter que se introduce a través del cuello uterino y mediante el cual se trasladan los embriones al útero.
  • Control de resultados
    El tratamiento  para favorecer la implantación embrionaria se mantiene al menos hasta la realización de la prueba analítica que dará los primeros indicios de gestación unas dos semanas después de la transferencia embrionaria. Cuando la prueba analítica de gestación resulta positiva, la confirmación definitiva del resultado del ciclo se obtiene mediante una ecografía realizada unas cuatro semanas después de la punción.
Image

Aspectos legales
En España la donación es anónima para todas las partes: ni la mujer o pareja receptora, ni la donante conocerán la identidad del uno o el otro.  Además, el centro que realiza las técnicas de inseminación o FIV sólo conoce un código anónimo.

En cuanto a la seguridad jurídica de vuestros hijos, expresamente la donante no tiene obligaciones ni derechos sobre la descendencia.

 Los ovocitos proceden de mujeres donantes que cumplen los requisitos establecidos por la normativa legal. Son por tanto mujeres con edades comprendidas entre 18 y 35 años,  sin antecedentes familiares de riesgo en relación con enfermedades hereditarias transmisibles, que no presentan antecedentes personales desfavorables ni estados patológicos en curso. Las donantes han sido sometidas también a un proceso de evaluación psicológica, y a pruebas analíticas destinadas a asegurar que no son portadoras de infecciones transmisibles relevantes. Según determina la regulación legal de este tratamiento, la selección de la donante es responsabilidad del centro, y la identidad de la misma debe ser desconocida por la receptora.

El centro debe garantizar la concordancia adecuada entre ciertas características de la receptora y de la donante (grupo étnico, grupo sanguíneo y factor Rh). En determinados casos, se puede optar el recurso a donantes que han sido estudiadas adicionalmente por medio de pruebas genéticas para detectar el estado de portadora de mutaciones que, sin ser causantes de enfermedades genéticas en la donante, puedan ser transmitidas a la descendencia y originar la enfermedad en el caso de que el gameto masculino esté afectado por la misma mutación.

PARA MÁS INFORMACIÓN, PIDE CITA

Pide cita

Inseminación artificial con semen de donante

¿Qué es?
La inseminación artificial con semen de donante, (IAD), consiste en introducir en el útero de la mujer, una pequeña cantidad de medio de cultivo con espermatozoides seleccionados, procedentes del semen del donante, procedente de un banco de semen acreditado, y que ha sido donado con fines reproductivos.

¿Por qué?
La inseminación artificial es un tratamiento de reproducción menos costoso y más sencillo que otras alternativas.  Si bien, el porcentaje de éxito también es menor, aunque muy dependiente de la situación basal de la mujer.  En este caso la situación de la pareja no influye en el resultado de la IAD, dado que el semen es sustituido por el procedente del banco. Será el equilibrio entre esta situación, las expectativas, y la indicación clínica el que marcará la efectividad de la inseminación artificial.

¿Para quién?
La inseminación artificial es un tratamiento de primera elección, que requiere que se den ciertas circunstancias clínicas para su realización: edad materna, calidad seminal suficiente, esterilidad sin motivos que la contraindiquen, ciclos previos…   Si las circunstancias concurren, se puede indicar como primera elección en el tratamiento de reproducción.

En particular, está especialmente indicado, siempre que la situación clínica de la mujer lo permita, en casos de defectos seminales graves no susceptibles de tratamiento por medio de otras técnicas, o en casos de deseo reproductivo sin pareja masculina.

¿Cómo?
El tratamiento se puede asociar o no a una estimulación hormonal, en función de las características de la mujer, destinado a la estimulación ovárica, con el que se pretende aumentar ligeramente el número de folículos ováricos capaces de ovular. La combinación de la estimulación del desarrollo folicular con la inseminación propiamente dicha es el tratamiento inicial adecuado cuando existe indicación clínica y la edad de la paciente resulta favorable.

Tanto el control de la respuesta ovárica a la estimulación como la inseminación intrauterina son procesos que no resultan dolorosos, se realizan de forma ambulatoria en la consulta, y permiten desarrollar una actividad normal en el día del procedimiento y después de éste.

El estudio y selección de los posibles donantes es labor de los Bancos de Semen. Los donantes han de ser mayores de edad y firmar un consentimiento para el anonimato de su donación. Se someten inicialmente a un riguroso examen médico: análisis de semen, sangre y orina, estudio genético (cariotipo) y de enfermedades hereditarias, exploración general, estudio de enfermedades de transmisión sexual (hepatitis, sífilis, SIDA…), y examen psicológico. Estas medidas evitan en lo posible la transmisión de enfermedades a la descendencia.

Las muestras de semen de donante de VIVUM proceden de Bancos externos acreditados con los que se ha establecido un convenio de colaboración.

Tú no tendrás que encargarte de gestión alguna, VIVUM informará al banco de semen de las características físicas (grupo sanguíneo, etnia color de piel, complexión física, color del cabello, color de ojos, etc) de la madre o padre, en función del tipo familiar.

Aspectos legales
En España la donación es anónima para todas las partes: ni la pareja, ni el donante conocerán la identidad del uno o el otro.  Además, el centro que realiza las técnicas de inseminación o FIV sólo conoce un código anónimo.

En cuanto a la seguridad jurídica de vuestros hijos, expresamente el donante no tiene obligaciones ni derechos sobre la descendencia.

Image

Inseminación artificial con semen de la pareja

¿Qué es?
La inseminación artificial con semen de la pareja, también conocida por conyugal (IAC), consiste en introducir en el útero de la mujer, una pequeña cantidad de medio de cultivo con espermatozoides seleccionados, procedentes del semen del varón.

¿Por qué?
La inseminación artificial es un tratamiento de reproducción menos costoso y más sencillo que otras alternativas.  Si bien, el porcentaje de éxito también es menor, aunque muy dependiente de la situación basal de la mujer o de la pareja.  Será el equilibrio entre esta situación, las expectativas, y la indicación clínica el que marcará la efectividad de la inseminación artificial.

¿Para quién?
La inseminación artificial es un tratamiento de primera elección, que requiere que se den ciertas circunstancias clínicas para su realización: edad materna, calidad seminal suficiente, esterilidad sin motivos que la contraindiquen, ciclos previos…   Si las circunstancias concurren, se puede indicar como primera elección en el tratamiento de reproducción.

¿Cómo?
Es frecuente que este procedimiento se asocie a un tratamiento hormonal destinado a la estimulación ovárica, con el que se pretende aumentar ligeramente el número de folículos ováricos capaces de ovular. La combinación de la estimulación del desarrollo folicular con la inseminación propiamente dicha es el tratamiento inicial adecuado cuando existe indicación clínica y la edad de la paciente resulta favorable.

Tanto el control de la respuesta ovárica a la estimulación como la inseminación intrauterina son procesos que no resultan dolorosos, se realizan de forma ambulatoria en la consulta, y permiten desarrollar una actividad normal en el día del procedimiento y después de éste.

PARA MÁS INFORMACIÓN, PIDE CITA

Pide Cita Ahora

Fecundación in vitro y microinyección espermática con óvulos propios, (FIV ó ICSI)

¿Qué es?
La Fecundación in vitro y microinyección espermática consiste en introducir en el útero de la mujer uno o varios embriones, obtenidos mediante la fecundación en el laboratorio de óvulos procedentes de la mujer y de espermatozoides del varón o de donante.  Los óvulos se obtienen mediante la punción folicular, pudiendo congelar estos para utilizarlos de forma diferida.

La diferencia entre FIV e ICSI es el método por el que se logra la fecundación de los óvulos.

  • En la FIV, o FIV convencional, disponemos los espermatozoides seleccionados alrededor del óvulo, teniendo que realizar ellos todo el proceso restante.
  • En la fecundación mediante ICSI cada óvulo es inseminado con solo un espermatozoide que se le introduce mediante microinyección.

Una vez comprobada la fecundación al día siguiente, el resto del proceso es el mismo.

¿Por qué?
Para tratar de forma efectiva ciertas alteraciones de la fertilidad resulta necesario que el proceso de la fecundación se desarrolle fuera del organismo de la mujer, ya sea por que de forma natural el óvulo fecundado no puede alcanzar el útero, o bien por indicación clínica o por fracaso de IA. El proceso la de fecundación in vitro (FIV) puede realizarse a partir de ovocitos y espermatozoides obtenidos horas antes, o previamente preservados mediante técnicas especiales de congelación.

A diferencia de la inseminación artificial, con la fecundación in vitro dispondremos de mayor cantidad de óvulos, confirmamos la disposición de embriones, y seremos capaces de clasificarlos según su potencial de implantación en el útero.

¿Cómo?
La FIV es una secuencia de pasos necesarios para poder obtener un número suficiente de óvulos mediante la estimulación ovárica.  Éstos serán extraídos del ovario en la punción folicular, siendo  fecundados y llevados hasta el estadio de embriones, en el laboratorio de FIV. Finalmente los transferiremos al útero con la ayuda de una pequeña cánula.  En caso de que haya embriones sobrantes los criopreservaremos para su uso ulterior.

El proceso finaliza con el control de la posible gestación.

Estimulación ovárica
La FIV precisa la estimulación del ovario con la ayuda de tratamientos farmacológicos. La elección del tipo, dosis y pauta de administración dependen tanto del objetivo que se persiga como de ciertas características de la paciente, tales como edad, relación peso-talla (índice de masa corporal), o perfil endocrino y metabólico, así como del resultado de posibles tratamientos previos. Los fármacos de este tratamiento son autoadministrables por la propia paciente con un procedimiento sencillo, lo que facilita la adaptación a los horarios que el tratamiento precisa. El uso de estos fármacos persigue modificar el funcionamiento de los ovarios, para inducir el crecimiento y maduración de cierto número de folículos ováricos, que a su vez contienen los ovocitos (óvulos). El control de la respuesta ovárica al tratamiento requiere la realización de exámenes ecográficos transvaginales, que en ocasiones se complementan con análisis de sangre.

Punción folicular
Una vez logrado el desarrollo folicular necesario, se programa la extracción de los óvulos punción ovárica transvaginal para extracción de los ovocitos, que se efectúa dos días después del último control, en un ambiente quirúrgico y bajo sedación con anestesia. La recuperación postoperatoria de la paciente es por lo general muy rápida, de forma que la incorporación al régimen de vida habitual es posible generalmente en el transcurso de pocas horas.

Image

Laboratorio de FIV
Los ovocitos obtenidos se examinan en el laboratorio, donde se les aplica la técnica de fecundación que resulta más adecuada. Las dos opciones básicas son la fecundación in vitro convencional o clásica, y la microinyección espermática (ICSI: intracitoplasmic sperm injection). Los ovocitos que han fecundado correctamente, ya convertidos en embriones, se incuban en equipos especiales y durante un número variable de días. Al final de este periodo, los embriones son clasificados en función de su calidad, y se escogen los más idóneos para la transferencia. El resto de los embriones evolutivos se conservan mediante procedimientos especiales de enfriamiento, y pueden ser utilizados para posteriores tratamientos, sin necesidad de nuevas estimulaciones ováricas. En algunas ocasiones, resulta preferible o necesaria  la conservación de todos los ovocitos o embriones obtenidos, con el fin de diferir su uso reproductivo.

Transferencia embrionaria
Si se tiene intención de llevar a cabo la transferencia embrionaria de forma consecutiva, la paciente recibe un tratamiento, habitualmente en forma de óvulos vaginales,  destinado a preparar el revestimiento interior del útero para la implantación del embrión.

La transferencia embrionaria al interior del útero es un procedimiento rápido, sencillo e indoloro, que no requiere anestesia ni controles especiales posteriores, y que permite el desarrollo de actividades normales una vez finalizado. Se realiza en un área próxima al laboratorio de FIV, desde donde los embriones son trasladados en los momentos inmediatamente anteriores a la transferencia. Por medio de una ecografía se comprueba la disposición y tamaño de la cavidad uterina, y se observa el paso del catéter que se introduce a través del cuello uterino y mediante el cual se trasladan los embriones al útero.

Control de resultados
El tratamiento  para favorecer la implantación embrionaria se mantiene al menos hasta la realización de la prueba analítica que dará los primeros indicios de gestación unas dos semanas después de la transferencia embrionaria. Cuando la prueba analítica de gestación resulta positiva, la confirmación definitiva del resultado del ciclo se obtiene mediante una ecografía realizada unas cuatro semanas después de la punción.

PARA MÁS INFORMACIÓN, PIDE CITA

Pide Cita

Recepción de embriones donados

¿Qué es?
Es la transferencia al útero de embriones de embriones donados por otra pareja. 

¿Por qué?
La recepción de embriones donados es una alternativa al uso de óvulos donados, y sobre todo una opción de tratamiento apropiada a la doble recepción de óvulos y espermatozoides, ambos donados.

¿Para quién?
En la recepción de embriones donados pueden concurrir las indicaciones de la donación de óvulos, además de otras que también aconsejarían la doble recepción, tales como alteraciones graves o no tratables que afectan a la calidad de ambos gametos.

¿Cómo?
La criotransferencia de embriones donados es una secuencia de pasos necesarios para poder preparar el endometrio, y disponer de embriones en un estadio de desarrollo adecuado.

Preparación del endometrio.
La transferencia al útero de embriones criopreservados puede realizarse en el transcurso de un ciclo natural, en el que el endometrio crece como resultado de la actividad hormonal normal de los ovarios. La transferencia también puede tener lugar durante un ciclo modificado en todo o en parte, por medio de la acción de fármacos con efecto hormonal que inducen cambios en el endometrio, su uso es sencillo e inocuo. La elección del procedimiento más adecuado para cada paciente se realiza considerando las características de la paciente y de los embriones preservados disponibles.

Laboratorio de FIV.
Por lo general, los embriones son procesados en día previo al previsto para su transferencia, así podremos valorar no sólo que la descongelación ha sido correcta, sino también que los embriones evolucionan adecuadamente.

Transferencia embrionaria.
La paciente recibe un tratamiento, habitualmente en forma de óvulos vaginales,  destinado a preparar el revestimiento interior del útero para la implantación del embrión.

La transferencia embrionaria al interior del útero es un procedimiento rápido, sencillo e indoloro, que no requiere anestesia ni controles especiales posteriores, y que permite el desarrollo de actividades normales una vez finalizado. Se realiza en un área próxima al laboratorio de FIV, desde donde los embriones son trasladados en los momentos inmediatamente anteriores a la transferencia. Por medio de una ecografía se comprueba la disposición y tamaño de la cavidad uterina, y se observa el paso del catéter que se introduce a través del cuello uterino y mediante el cual se trasladan los embriones al útero.

Image

Control de resultados.
El tratamiento  para favorecer la implantación embrionaria se mantiene al menos hasta la realización de la prueba analítica que dará los primeros indicios de gestación unas dos semanas después de la transferencia embrionaria. Cuando la prueba analítica de gestación resulta positiva, la confirmación definitiva del resultado del ciclo se obtiene mediante una ecografía realizada unas cuatro semanas después de la punción.

Aspectos legales.
Los embriones que pueden ser objeto de donación con fines reproductivos deben proceder de pacientes que reúnen los requisitos que la normativa legal exige a los donantes de gametos. Los embriones preservados habrán sido cedidos previamente al centro que realiza el tratamiento, con el fin específico de su donación reproductiva,  y éste a su vez los destina a la receptora, aplicando criterios de concordancia entre las características de la misma y de los pacientes que generaron los embriones donados.

PARA MÁS INFORMACIÓN, PIDE CITA

Pide Cita

Fecundación in vitro a partir de ovocitos propios vitrificados

¿Qué es?
La Fecundación in vitro con ovocitos propios vitrificados consiste en introducir en el útero de la mujer uno o varios embriones, obtenidos mediante la fecundación en el laboratorio de tus óvulos con espermatozoides del varón o de donante.  La diferencia esencial con el proceso de fecundación habitual, que antes te hemos detallado, es que en este caso los óvulos ya se obtuvieron en un ciclo de estimulación previo, y en su momento se congelaron mediante vitrificación. Podríamos considerar que este recurso es una continuación de un tratamiento que comenzó hace tiempo.

En este caso, el procedimiento siempre será mediante ICSI. En este método cada óvulo es inseminado con solo un espermatozoide que se le introduce mediante microinyección.

Una vez comprobada la fecundación al día siguiente, el resto del proceso de laboratorio y transferencia es el mismo que la fecundación in vitro habitual.

¿Por qué?
La vitrificación de óvulos tras un ciclo de estimulación es un recurso para dar a los ovocitos un uso reproductivo posterior.  En determinadas ocasiones no se podrán utilizar todos los óvulos que se obtienen en un ciclo con punción del ovario, o bien querrás mantenerlos para un uso posterior.

¿Para quién?
Aunque la respuesta es obvia: para quien tenga óvulos congelados y quiera utilizarlos, realmente hay que analizar los motivos que generaron dicha congelación:

  • Preservación de la fertilidad cuando la mujer va a ser sometida a tratamientos que puedan comprometer su fertilidad.
  • Si se desea posponer la maternidad.
  • Ciclos de acumulación de óvulos en caso de baja reserva ovárica o DGP.
  • Congelación de óvulos en caso de éticamente usted no desee congelar embriones.
  • Para evitar un síndrome de hiperestimulación ovárica grave.

¿Cómo?
Los ovocitos vitrificados se descongelan pocas horas antes de ser inseminados mediante microinyección espermática, ya sea con espermatozoides de la pareja o de donante. Los embriones resultantes de este proceso son incubados de forma habitual, con objeto de seleccionar el o los más adecuados para su transferencia al útero, y vitrificar el resto.

La transferencia de los embriones al útero se realiza en el momento adecuado de un ciclo espontáneo, o tras preparar el endometrio administrando un tratamiento hormonal en forma de comprimidos orales o parches adhesivos. Una vez depositados el o los embriones en el útero, tomarás un tratamiento para preparar el endometrio para la implantación uterina. Dos semanas después de la transferencia embrionaria se realizan pruebas analíticas para la confirmación del embarazo, ya que será visible mediante ecografía dos semanas después.

La FIV con óvulos vitrificados es una secuencia de pasos que comenzó hace tiempo cuando se realizó la estimulación ovárica y la punción folicular.  En el apartado de FIV te hemos detallado estos procesos, que ya ocurrieron en su momento. Lo óvulos congelados ahora sí son fecundados y llevados hasta el estadio de embriones, en el laboratorio de FIV. Finalmente los transferiremos al útero con la ayuda de una pequeña cánula.  En caso de que haya embriones sobrantes los criopreservaremos para su uso ulterior.

El proceso finaliza con el control de la posible gestación.

Image
  • Laboratorio de FIV
    Los ovocitos descongelados, el mismo día de la fecundación, se examinan en el laboratorio y se microinyectan.  Los ovocitos que el día siguiente han fecundado correctamente, ya convertidos en embriones, se incuban en equipos especiales y durante un número variable de días. Al final de este periodo, los embriones son clasificados en función de su calidad, y se escogen los más idóneos para la transferencia. El resto de los embriones evolutivos se conservan mediante procedimientos especiales de enfriamiento, y pueden ser utilizados para posteriores tratamientos, sin necesidad de nuevas estimulaciones ováricas. En algunas ocasiones, resulta preferible o necesaria  la conservación de todos los ovocitos o embriones obtenidos, con el fin de diferir su uso reproductivo.
  • Transferencia embrionaria
    Si se tiene intención de llevar a cabo la transferencia embrionaria de forma consecutiva, la paciente recibe un tratamiento, habitualmente en forma de óvulos vaginales,  destinado a preparar el revestimiento interior del útero para la implantación del embrión.La transferencia embrionaria al interior del útero es un procedimiento rápido, sencillo e indoloro, que no requiere anestesia ni controles especiales posteriores, y que permite el desarrollo de actividades normales una vez finalizado. Se realiza en un área próxima al laboratorio de FIV, desde donde los embriones son trasladados en los momentos inmediatamente anteriores a la transferencia. Por medio de una ecografía se comprueba la disposición y tamaño de la cavidad uterina, y se observa el paso del catéter que se introduce a través del cuello uterino y mediante el cual se trasladan los embriones al útero.
  •  Control de resultados
    El tratamiento  para favorecer la implantación embrionaria se mantiene al menos hasta la realización de la prueba analítica que dará los primeros indicios de gestación unas dos semanas después de la transferencia embrionaria. Cuando la prueba analítica de gestación resulta positiva, la confirmación definitiva del resultado del ciclo se obtiene mediante una ecografía realizada unas cuatro semanas después de la punción.

PARA MÁS INFORMACIÓN, PIDE CITA

Pide cita

¿Qué es?
La inducción de la ovulación consiste en el tratamiento farmacológico preciso…

Ver más de Inducción de la ovulación

¿Qué es?
Es la transferencia al útero de embriones propios de la mujer o pareja, previamente criopreservados

Ver más de Criotransferencia de embriones

Aquí puedes consultar acerca de otras técnicas de reproducción asistida.

Ver Otras Técnicas de R.A.

Los tratamientos o técnicas que impliquen la manipulación de ovocitos y/o embriones, serán llevadas a cabo por el personal de VIVUM en las instalaciones de un centro colaborador.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies